World / En español / August 31, 2023

La Victoria de Bernardo Arévalo Trae a Guatemala Otra Primavera Democrática

La sorprendente victoria del candidato anticorrupción podría marcar una nueva temporada esperanzadora para el país. Pero sólo si se le permite tomar el poder y ejercerlo.

Daniel Judt
Bernardo Arévalo celebrates his win
Bernardo Arévalo celebra su victoria.(Luis Acosta / AFP via Getty Images)

Quetzaltenango, Guatemala—En la noche del domingo, en la plaza central de Xela, Guatemala, una multitud de varios cientos de personas se reúne para ver los resultados de las elecciones presidenciales del país. Cuando la prensa anuncia el triunfo de Bernardo Arévalo, profesor universitario convertido en político anticorrupción, la multitud estalla. ¡Viva Arévalo! ¡Viva Guatemala! Suenan fuegos artificiales. Un joven voluntario de campaña corre hacia el podio, toma el micrófono y grita: “¡Hoy comienza la próxima primavera democrática de Guatemala!”

Es una referencia al partido de Arévalo, Movimiento Semilla, cuyo lenguaje está lleno de metáforas estacionales. También es un guiño al nacimiento del partido durante la “Primavera guatemalteca” de 2015, cuando los ciudadanos salieron a las calles para derrocar al presidente Otto Pérez Molina y a la vicepresidenta Roxana Baldetti por corrupción (ambos están ahora en prisión). Pero lo más significativo es que es una invocación a la década de democracia social que vivió Guatemala de 1944 a 1954. Ese período, conocido comúnmente como la  “Primavera Democrática,” ha permanecido como un irónico punto de luz en la memoria histórica guatemalteca—una época que dio paso a un golpe de Estado apoyado por EE.UU., a una campaña de genocidio que duró décadas y durante la cual el Estado asesinó a unos 200.000 indígenas guatemaltecos, y, más recientemente, una serie de gobiernos “democráticos” marcados por la corrupción, pobreza y represión política.

Ahora, con la victoria de Arévalo, la expresión “primavera democrática” ha pasado de la nostalgia de un pasado lejano a la esperanza de un futuro próximo. La comparación es personal. Bernardo Arévalo es hijo de Juan José Arévalo, el primer presidente de Guatemala elegido democráticamente, que ocupó el cargo de 1945 a 1951. La invocación de Arévalo padre es una estrategia política. Muchos aún lo recuerdan como uno de los dos mejores presidentes del país, junto con su sucesor, Jacobo Arbenz. Pero también es un recordatorio instructivo de lo que se necesita para que el actual Arévalo conduzca a Guatemala hacia—o de vuelta a—una forma genuina de democracia.

Es una especie de milagro que Arévalo haya llegado a la ronda final de votaciones. Antes de la primera vuelta, la comisión electoral del país utilizó acusaciones espurias para impedir la participación de tres candidatos. Dos de ellos eran ricos empresarios que realizaban campañas populares. La tercera, Thelma Cabrera, era una activista por los derechos de los indígenas mayas cuyo partido, el izquierdista Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), había obtenido unos resultados inesperadamente buenos en 2019. Parece probable que Arévalo se colara gracias a la fuerza de su pésimo apoyo. Encuestas lo situaban en último lugar.

Arévalo, de 64 años, es impecablemente tranquilo y de voz suave. Su falta de ampulosidad, junto con la raquítica infraestructura de su partido—Semilla no aceptó los sobornos y regalos que sostienen a los principales partidos de Guatemala—le ayudaron a pasar desapercibido. También le ayudaron a conseguir apoyos. Las propuestas del partido de Semilla no son sino rigurosamente sensatas: reducir el coste de la electricidad y los alimentos acabando con los monopolios; incorporar a los trabajadores a la economía formal, lo que reduciría la vertiginosa tasa de inmigración a EE.UU.; sanear los organismos públicos, siguiendo un detallado plan de diez pasos. Durante la campaña, Arévalo reiteró una y otra vez este último compromiso. Sus palabras eran vagas (“juntos, como pueblo, lucharemos contra la corrupción”). Pero unidas a su estilo honesto y sus antecedentes limpios, le valieron un valioso epíteto: el candidato “anticorrupción.”

En la primera vuelta de las elecciones, el 25 de junio, Arévalo obtuvo el 12% de los votos, suficiente para situarse en segundo lugar, por detrás de Sandra Torres, una ex primera dama sin ideología significativa más allá de su compromiso de alcanzar el poder. (Torres ya se había presentado dos veces a la presidencia, en 2015 y 2019, y perdió en ambas ocasiones). O, en realidad, Torres terminó segunda, Arévalo tercero, detrás de unos 1,2 millones de votos en blanco o nulos. Aunque se celebre la victoria de Arévalo, no hay que olvidar que el verdadero ganador de la primera vuelta fue un simple y rotundo no.

Current Issue

Cover of July 2024 Issue

Sorprendido por el paso de Semilla a la segunda vuelta, el actual gobierno se apresuró a descalificar a Arévalo. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) investigó el “fraude” en el recuento de votos. El fiscal general intentó disolver a Semilla alegando que el partido había falsificado las firmas de los votantes. La policía allanó la sede de Semilla en Ciudad de Guatemala. Pero los ataques resultaron contraproducentes. Reforzaron la imagen de Arévalo como candidato antisistema y llevaron su nombre a zonas rurales a las que, de otro modo, no habría llegado la campaña de Semilla, en gran medida una operación a través de las redes sociales. A pesar de que Torres y su partido UNE utilizaron todo tipo de tácticas ilegales el día de las elecciones (transporte de votantes a los colegios electorales, entrega de alimentos a cambio de votos, instrucciones a sus observadores electorales para que impugnaran las papeletas de Semilla), Arévalo ganó la segunda vuelta por más de un millón de votos. En Xela, algunos observadores electorales de Semilla me dijeron que sus homólogos de la UNE aceptaron el dinero de Torres y luego votaron por Arévalo.

Juan José Arévalo asumió el poder en 1945, tras una revolución que derrocó a la dictadura militar del país. Era un tenue frente popular de comunistas y anticomunistas, izquierdistas y centristas, momentáneamente unidos para luchar por la democracia. Arévalo era el candidato ideal. Profesor de filosofía liberal de izquierda de corte deweyano, propugnaba la superación de los “viejos odios de clase” con una huidiza plataforma de “socialismo espiritual.” Elocuente en el habla y en los modales, de clase alta pero nunca perteneciente a círculos dictatoriales, anticomunista pero con vagas simpatías izquierdistas, era, como escribe un historiador, “todo para todos.”

Arévalo padre tenía importantes puntos ciegos. Nunca llevó a cabo una reforma agraria e hizo poco por la educación rural. Pero aprobó un código laboral que establecía el derecho a sindicarse, limitaba la semana laboral a 48 horas e instituía normas de salud y seguridad para todos los trabajadores. (Un colaborador de The Nation escribió que la ley hacía que la Ley Wagner de EE.UU. pareciera “pura reacción fascista.”) También creó un sólido sistema de seguridad social, el IGSS, que sigue activo hoy en día. Y lo que es más importante, toleró y se benefició de una coalición de partidos de izquierdas sin la cual los elementos más impactantes del “arevalismo” no habrían sobrevivido. El Partido Acción Revolucionaria, de tendencia comunista, por ejemplo, desempeñó un papel fundamental en la ejecución de las políticas de Arévalo y en la derrota de varios intentos de golpe de Estado contra él. De forma irregular pero genuina, como ha argumentado el historiador Greg Grandin, Arévalo cultivó una unión de “democracia socializada y socialismo democratizado.”

Al igual que su padre, la mayor fuerza de Bernardo Arévalo, por ahora, es que es todo para todos. Esto es evidente incluso dentro de la oficina de Semilla en Xela. René, un universitario recién licenciado que se afilió al partido en mayo, afirma con entusiasmo que Semilla “no es socialista” y califica al partido de progresista y centrista a la vez. Su colega Guillermo, un político serio de unos 20 años, habla de Arévalo como un Salvador Allende guatemalteco que iniciará la “transición” del país fuera del “capitalismo insostenible.” En Xela y sus alrededores, oí a socialistas y centristas y a cristianos evangélicos decir que votarían por Semilla. Los ex guerrilleros están contentos de que haya ganado; también el gobierno estadounidense. “Semilla es un partido de una clase elite,” me dijo Percy Aguilar, antiguo candidato a la alcaldía de Xela por el partido de izquierdas MLP. “Una izquierda radical trataría de transformar el Estado. Semilla no quiere transformar el Estado. Quieren mantener el Estado que tenemos actualmente, sólo que sin corrupción.” De todos modos, él votó por Arévalo.

The Nation Weekly

Fridays. A weekly digest of the best of our coverage.
By signing up, you confirm that you are over the age of 16 and agree to receive occasional promotional offers for programs that support The Nation’s journalism. You may unsubscribe or adjust your preferences at any time. You can read our Privacy Policy here.

Todavía no es un hecho que Arévalo asuma el poder en enero del año que viene. En el momento de escribir estas líneas, Torres no ha reconocido su victoria. Desde la fiscalía se rumorea con otro procesamiento de Semilla. Los discursos de los diputados en la reunión de celebración en la plaza central de Xela están teñidos de preocupaciones y advertencias. Mantente alerta, dice el mensaje, y prepárate para protestar.

Aunque la transición transcurra sin sobresaltos, es probable que Arévalo se limite a trabajar a través del poder ejecutivo y los nombramientos administrativos. Semilla sólo tiene 23 representantes en el Congreso Nacional, de 160 escaños, y las perspectivas de una coalición de centro-izquierda son escasas. El 28 de agosto, justo antes de que este artículo entrara en imprenta, la Comisión Electoral suspendió a Semilla como partido político, acusándolo de utilizar firmas fraudulentas en su campaña de inscripción de 2018. Arévalo seguiría gobernando, pero a los veintitrés diputados de Semilla en el congreso nacional de 160 curules se les prohibiría formar parte de comisiones, lo que los dejaría sin poder en la legislatura. Seguramente habrá protestas contra esta decisión, que equivale a un golpe de Estado apenas disimulado.

Cualquiera que sea el resultado—incluso si Semilla rechaza su suspensión—las perspectivas de una coalición de centro-izquierda son escasas. La intensa represión contra los partidos de izquierda e indígenas se ha encargado de ello. “Gane quien gane,” me dijo Aguilar la semana pasada, “la izquierda política seguirá desapareciendo en Guatemala.”

Para que Arévalo y su movimiento tengan alguna esperanza de cambiar la política Guatemalteca a largo plazo—de crear una nueva Primavera Democrática—deben revertir esta tendencia. La limpieza de los ministerios y el fortalecimiento de los servicios sociales son objetivos esenciales. Pero pasar de un capitalismo corrupto a un capitalismo honrado no acabará con los problemas de un país que se encuentra en el extremo afilado del poder mundial. La promesa de Semilla de una democracia renovada seguirá sin cumplirse si no se cultiva una fuerte izquierda anticapitalista. Si la invocación de la primera Primavera Democrática de Guatemala conlleva algún consejo para Bernardo Arévalo, su partido y las formas más blandas de anti-autoritarismo liberal ahora en boga en todo el mundo, quizás sea éste.

Thank you for reading The Nation

We hope you enjoyed the story you just read, just one of the many incisive, deeply-reported articles we publish daily. Now more than ever, we need fearless journalism that shifts the needle on important issues, uncovers malfeasance and corruption, and uplifts voices and perspectives that often go unheard in mainstream media.

Throughout this critical election year and a time of media austerity and renewed campus activism and rising labor organizing, independent journalism that gets to the heart of the matter is more critical than ever before. Donate right now and help us hold the powerful accountable, shine a light on issues that would otherwise be swept under the rug, and build a more just and equitable future.

For nearly 160 years, The Nation has stood for truth, justice, and moral clarity. As a reader-supported publication, we are not beholden to the whims of advertisers or a corporate owner. But it does take financial resources to report on stories that may take weeks or months to properly investigate, thoroughly edit and fact-check articles, and get our stories into the hands of readers.

Donate today and stand with us for a better future. Thank you for being a supporter of independent journalism.

Daniel Judt

Daniel Judt is a graduate student worker at Yale, where he studies American political economy and labor history.

More from The Nation

Five people (four in suits, one woman in traditional Palestinian dress) stand behind Olympic rings. The middle two hold a certificate.

Palestinian Olympians Are Competing as Their World Burns Palestinian Olympians Are Competing as Their World Burns

Palestinian Olympians will make history in Paris, despite unfathomable conditions of genocide.

Dave Zirin

International Solidarity With Palestine

International Solidarity With Palestine International Solidarity With Palestine

Street mural, Barcelona, Catalunya, Spain.

OppArt / Andrea Arroyo

Palestinian children watch as an Israeli bulldozer works in the West Bank hamlet of Khan al-Ahmar, Thursday, July 5, 2018.

The Horror in Israel and Palestine Began Half a Century Ago The Horror in Israel and Palestine Began Half a Century Ago

From the very start, Jewish violence has accompanied the proliferation of settlements.

Ellen Cantarow

Wayne Smith, former top US diplomat to Havana during former President Jimmy Carter's administration, is seen on May 2, 2002, in Havana, Cuba during a meeting with the media.

Wayne Smith Devoted His Career to Dialogue and Diplomacy Wayne Smith Devoted His Career to Dialogue and Diplomacy

The former Foreign Service officer liked to say “Cuba seems to have the same effect on American administrations as the full moon has on werewolves.”

Obituary / Peter Kornbluh and William M. LeoGrande

How Microfinance Became the ‘It’ Development Program

How Microfinance Became the ‘It’ Development Program How Microfinance Became the ‘It’ Development Program

Microfinance has been touted as a miracle cure for poverty in the global south. The reality has been a lot messier.

Feature / Mara Kardas-Nelson

People are seen celebrating on the statue of Marianne on the Place de la République to celebrate after the Nouveau Front populaire, an alliance of left-wing parties including La France Insoumise came in first on July 7, 2024, in Paris, France.

The Risky Politics of France’s Hung Parliament The Risky Politics of France’s Hung Parliament

In the days since the New Popular Front won the largest number of seats, political gravity has again exerted itself.

Harrison Stetler