Read this article in English.

Manuel Natal Albelo es, a los 33 años, una de las figuras políticas más dinámicas y populares de Puerto Rico. Está rompiendo los viejos límites de la política en la isla, sentado como independiente en la Cámara de Representantes de Puerto Rico y forjando un movimiento que busca poner fin a la corrupción, anular la austeridad y superar los estancamientos históricos.

Un abogado que está en su sexto año como legisladora, Natal tiene profundas raíces en la política de Puerto Rico. Sin embargo, se niega a estar atado al pasado. Acoge con beneplácito un fuerte debate sobre el estado de Puerto Rico como territorio de los Estados Unidos. Él denuncia las restricciones económicas impuestas al pueblo de Puerto Rico por los políticos en Washington. Y habla de un futuro en el que los puertorriqueños moldearán su destino con la vista puesta en la justicia económica y social, protegiendo el medio ambiente y protegiendo contra los abusos de las corporaciones multinacionales.

Natal tiene una visión para una nueva política. Ha sido recompensado por los votantes y por las multitudes que han vitoreado sus discursos en manifestaciones masivas contra la corrupción y la austeridad. Hablamos con él sobre esa visión, y mucho más en Next Left de esta semana.

* * *

Lea la transcripción completa de esta entrevista en español. Traducción de Jasmin Mara López.

John Nichols: Manuel Natal Albelo. Muchas gracias por acompañarnos en Next Left.

Natal Albelo: Agradezco la oportunidad, John.

John Nichols: Quiero comenzar a 30,000 pies en el panorama general porque muchas personas en los EEUU obtienen su información sobre Puerto Rico a través de los principales medios de comunicación que realmente no dan una imagen completa. Entonces, comencemos diciéndonos un poco acerca de cómo la gente en Washington y en todo el territorio continental de EEUU debería pensar en Puerto Rico en este momento.

Natal Albelo: Bueno, Puerto Rico está atravesando posiblemente la peor crisis de su historia. No es solo una crisis económica y fiscal, sino también una crisis política, una crisis política cuyos orígenes están directamente relacionados con nuestra relación política con los Estados Unidos. Hemos sido una colonia de los Estados Unidos por más de 120 años y nunca ha sido más obvio que en los últimos cinco o 10 años, particularmente en los últimos años. Supongo que la forma en que estaba oculto se ha vuelto obvio para la mayoría de las personas en Puerto Rico y creo que para el resto del mundo.

En particular, cuál ha sido la receta impuesta por el Congreso de los Estados Unidos y el Poder Ejecutivo en DC en términos de enfrentar la crisis financiera y económica de Puerto Rico. Entonces, Puerto Rico comenzó una recesión en 2006. 13 años después, estamos en un lugar peor que antes de que comenzara la recesión. El gobierno ha implementado una serie de políticas de austeridad que han hecho muy, muy difícil para el pueblo de Puerto Rico vivir con dignidad en nuestra isla, lo que ha obligado a muchos de nuestros conciudadanos puertorriqueños a mudarse fuera de Puerto Rico, particularmente a los Estados Unidos. Así que estamos en medio de nuestra crisis constitucional, económica, fiscal y política. Pero eso también ha creado muchas oportunidades para aquellos de nosotros que no estamos satisfechos con nuestra situación actual y que todos los días estamos trabajando hacia un Puerto Rico que creemos que merecemos.

John Nichols: Y usted es uno de los que ha elegido involucrarse profundamente en esto, no solo recientemente, sino que ha servido durante mucho tiempo en la legislatura allí. Volvamos a tus comienzos. Usted viene de una familia que tiene una larga historia de participación en la política en Puerto Rico.

Natal Albelo: Sí, como yo y muchos otros, vengo de una familia que ha sido identificada con uno de los dos principales partidos políticos aquí en Puerto Rico. Como sabrán en Puerto Rico, los partidos políticos no están organizados de acuerdo con sus valores en términos de cuestiones sociales, económicas y demás. Básicamente son … O se concentran en la pregunta de estado. Los partidos en Puerto Rico se organizan de acuerdo con la relación que desean tener con los Estados Unidos de América. Y en ese caso, hay dos partidos políticos principales aquí en Puerto Rico, el “partido estatal” y el “partido del Estado Libre Asociado”. Fui parte del “Partido del Estado Libre Asociado” durante la mayor parte de mi vida y sí, decidí muy pronto que quería involucrarme en el servicio público. No sabía necesariamente cómo, pero recuerdo muy temprano en mi vida que hice la conexión entre el servicio público y ayudar a las personas.

Y tuve la oportunidad de ir a los Estados Unidos para obtener mi educación allí, regresar a Puerto Rico, a la Universidad de Puerto Rico e ir a la escuela de derecho aquí. E inmediatamente tuve que involucrarme porque mi generación fue la que enfrentó las repercusiones o efectos inmediatos de la crisis económica y fiscal que atravesaba Puerto Rico y una universidad pública estaba siendo afectada. Entonces eso me puso políticamente activo en ese entonces. Y finalmente hice la transición a un puesto electo convirtiéndome en el funcionario electo más joven del último mandato a los 27 años. Y ahora a los 33 años, desafortunadamente sigo siendo el funcionario electo más joven en Puerto Rico. Me encantaría que los miembros más jóvenes de mi generación tengan la oportunidad de servir porque sé que el cambio que necesitamos vendría a un ritmo más rápido.

John Nichols: Y tuviste que abrirte camino un poco y no solo heredaste un asiento o algo así.

Natal Albelo: Oh no, no, no, para nada. Tuve que luchar contra la máquina política aquí en Puerto Rico, el establecimiento, desde el principio. Fui líder estudiantil en la Universidad de Puerto Rico como parte de la protesta de 2010 en la que la Universidad de Puerto Rico estuvo cerrada por cerca de 68 días. Durante ese tiempo luchamos contra el aumento de la matrícula, luchamos contra las tarifas absurdas que estaban imponiendo a los estudiantes para poder lidiar la crisis económica que Puerto Rico estaba enfrentando.

Y eso me involucró políticamente, pero también me convirtió en un objetivo para muchos de los establecimientos políticos aquí en Puerto Rico. Entonces, en 2013, cuando decidí postularme para un puesto en la Cámara de Representantes, tuve un momento muy, muy difícil. En ese momento yo era parte del partido político que estaba en el poder aquí en Puerto Rico y el gobernador de esa época, el presidente de la cámara, el presidente del Senado, básicamente todo el liderazgo político del partido del que inicialmente formaba parte de, ya habían respaldado a un candidato en particular y se suponía que ni siquiera estaba en la carrera y pude obtener el 54% de los votos, ser elegido. Y a partir de ese momento supongo que comencé una batalla contra el establecimiento político en Puerto Rico. Finalmente, en 2016 fui reelegido como el representante con la mayor cantidad de votos en todo Puerto Rico de ese partido. Y finalmente decidí dejar el partido debido a toda la corrupción que, en mi opinión, la consumía desde adentro.

John Nichols: Y usted sirve como un representante general, cuéntele a la gente sobre eso.

Natal Albelo: Sí. En Puerto Rico tenemos esta figura particular que se creó desde nuestra constitución: Representante por Acumulación, que se traduce como representante en general. Eso significa que no representa un distrito en particular o una ciudad en particular en Puerto Rico, literalmente representa a toda la isla. Entonces, digamos en la Cámara de Representantes aquí en Puerto Rico, tenemos 51 miembros. De esos 51 miembros, 40 representan distritos representativos y 11 son elegidos en general. Fui elegido en general en 2016, lo que significa que puedo representar a toda la isla. Tengo que hacer campaña en todo Puerto Rico, incluidos los dos municipios isleños, pero eso también significa que tengo que comprometerme con las comunidades de toda la isla y asegurarme de que sus voces estén representadas de manera justa en la Cámara de Representantes aquí en Puerto Rico.

John Nichols: Y entonces, para alguien con una presencia en toda la isla, decidir sentarse como independiente es significante. Quiero decir, esto realmente está dando un paso que tiene un significado político y un significado personal, me imagino.

Natal Albelo: Sí, por supuesto. Obviamente fue una decisión muy, muy difícil. Particularmente cuando tomas en consideración las repercusiones políticas de esa decisión. Mucha gente, cuando anuncié mi decisión, dijo: “Bueno, él abandonó su carrera política. Podría haber sido el próximo X, Y o Z. Simplemente debería haberse sentado y esperar su turno”. Y decidí no hacer eso. Decidí que para mí tener un título político o pasar de un puesto a otro en términos de cargos elegidos, eso no es un fin, es un medio y para mí el fin es poder cambiar, posiblemente, la vida de mis compañeros puertorriqueños.

Y desafortunadamente nuestra clase política actual aquí en Puerto Rico, no tienen la sensación de urgencia que tengo como el funcionario electo más joven en Puerto Rico porque no es su generación la que cada día es expulsada de la isla. No es su generación la que es obligada a abandonar a sus familias, a subirse a un avión, a ir a algún lugar fuera de Puerto Rico, incluido cualquiera de los 50 estados, y comenzar una nueva vida todos los días pensando en la vida que dejaron atrás en Puerto Rico.

Y eso para mí creó una sensación de urgencia que supongo que simplemente me empujó a la posición en la que estaba dispuesto a sacrificar, si eso es posible, mi futuro político para hacer lo correcto. Y para ser honesto, al final del día, fue una decisión muy obvia para mí. Y todos los días he caminado con la cabeza en alto porque sé que tomé la decisión correcta. Y he visto cómo eso ha inspirado a otras personas a dejar de lado toda la tradición y dejar de lado o dejar atrás las viejas formas de hacer las cosas aquí en Puerto Rico. Y están mirando con esperanza el futuro, algo que en el pasado no teníamos necesariamente porque estábamos resignados a tener que elegir entre menos de dos males.

Y con el surgimiento de este nuevo movimiento político y esta nueva revolución política en Puerto Rico, tenemos la oportunidad de proporcionar un cambio real para el pueblo de Puerto Rico y no tener que esperar toda una vida para eso. Y miro con mucha esperanza hacia eso.

John Nichols: Y mientras lo hace, ha recibido apoyo no solo de personas políticas sino también de personas culturales que se involucran en muchas de las luchas en Puerto Rico, Residente y otros que lo han apoyado.

Natal Albelo: Sí. Sin embargo, es muy interesante. El verano del ’19 y así lo llamamos en Puerto Rico, que es el verano que recientemente tuvimos aquí en Puerto Rico en el que la gente de Puerto Rico se unió e hizo algo que mucha gente nunca imaginó posible. Pudimos obtener la renuncia de un gobernador elegido por el pueblo de Puerto Rico, ya que no representaba los mejores intereses del pueblo de Puerto Rico. Y eso se hizo porque el pueblo de Puerto Rico se unió bajo una causa, el pueblo de Puerto Rico entendió que la corrupción es, supongo, nuestro principal problema, es el problema que no nos permite avanzar. Se está comiendo a nuestro gobierno desde adentro, se está comiendo a nuestros medios corporativos desde adentro. Se está comiendo la empresa privada aquí en Puerto Rico desde adentro. Y necesitamos participar en una batalla cara a cara con la corrupción.

Y eso permitió que muchas personas que tienen mucha influencia aquí en Puerto Rico salgan de su zona de confort y den un paso adelante y supongo que poner su dinero donde está su boca. Y Residente, René, ha brindado un apoyo constante a lo que está haciendo bien para el pueblo de Puerto Rico, a pesar de que ha pagado directamente las consecuencias de ser tan abierto sobre las cosas que cree para Puerto Rico. Pero fue capaz de inspirar a otros que en el pasado no necesariamente participaban políticamente o no asumían necesariamente una posición política firme. Y pudieron reunirse con el resto del país y pudimos hacer lo que hicimos en el verano del ’19, haciendo que Ricardo Rosselló renuncie. Y esas personas son personas que respeto y son personas que entienden el valor que me costó hacer lo que hice hace un año.

Debido a que no se trata solo de dejar uno de los principales partidos políticos, se trata de luchar contra el sistema desde adentro todos los días. Se trata de intensificar en esa Cámara de Representantes y cuando otros deciden quedarse callados, poder alzar mi voz en defensa de la gente de Puerto Rico todos los días, a pesar de que recibo todo tipo de presiones de intereses políticos y económicos. en la Cámara de Representantes todos los días que deciden intensificar y defender al pueblo de Puerto Rico. Y respetan eso. Y han apoyado realmente lo que hemos estado haciendo. Y obviamente lo aprecio. Estoy muy honrado de su apoyo.

John Nichols: Y me imagino que tomas fuerza del hecho de que incluso si es muy difícil por dentro, hay personas en el exterior que a menudo están en la calle o, al menos, en reuniones y manifestaciones, por lo que hay una energía que llegar a representar dentro de la cámara legislativa.

Natal Albelo: Por supuesto. Y eso, particularmente en los últimos meses, ha sido más evidente. Para ser sincero, antes de eso, supongo que estaba un poco solo porque me destruían dentro de la Cámara de Representantes. Y luego salir a la calle y la gente no necesariamente se presentaba a todas las diferentes manifestaciones y protestas que las diferentes organizaciones estaban organizando para hacer frente a nuestra reestructuración de la deuda, para hacer frente a la auditoría de nuestra deuda y muchas otras cuestiones importantes que habían estado dando vueltas durante tanto tiempo.

Pero creo que eso cambió drásticamente en el verano del ’19. Para mí, la primera gran marcha que tuvimos fue justo antes de la que golpeamos cerca de un millón de personas. Esa gran marcha tuvimos cerca de medio millón de personas que protestaron desde el edificio del Capitolio hasta la mansión del gobernador.

Y tuve la oportunidad de dirigirme a la multitud frente al edificio del Capitolio como el último orador de esa tarde justo antes de marchar hacia la mansión del gobernador. Y cuando me levanté para hablar, sentí esta energía que nunca había sentido en mi vida. Y para mí fue un … Fue un momento de antes y después, porque cuando miro hacia atrás al edificio del Capitolio y recuerdo todas las luchas y todas las peleas que hemos estado haciendo dentro de ese edificio, la mayoría del tiempo a solas y luego encontrarme frente al edificio del Capitolio justo en los escalones con una multitud de personas, de jóvenes, que estaban tan comprometidos y que estaban tan listos para el cambio.

Y fue entonces cuando supe que estábamos al borde de una revolución política aquí en Puerto Rico, que comenzó con la renuncia de Ricardo Rosselló, pero que definitivamente no terminaría allí. Estamos en medio de una revolución política que continuará hasta las elecciones generales en 2020 y veremos resultados concretos de lo que eso significó, que un millón de personas tomaron las calles de Puerto Rico y finalmente obtuvieron la renuncia de un gobernador electo.

John Nichols: Y cuéntame a dónde quieres llevar esa revolución política. ¿Cuáles son las cosas que … entiendo que hay mucha política entre el lugar en el que estamos ahora y el lugar donde espera ver cómo se desarrollan las cosas, pero cuáles son algunos de los objetivos que tiene?

Natal Albelo: Bueno, para mí, el problema más apremiante es cómo lidiamos con nuestra situación de deuda. Como probablemente sepa, Puerto Rico, actualmente está pasando por un proceso en un tribunal de quiebras, pero es un proceso especial que el Congreso creó con un proyecto de ley llamado PROMESA. PROMESA en español significa … Bueno, en inglés significa promesa y es una de las cosas más desafortunadas que ha sucedido en la historia reciente de Puerto Rico.

Y supongo que el factor más revelador es que fue una legislación creada por un presidente demócrata, una Cámara de Representantes demócrata y un Senado republicano. Entonces, este daño al pueblo de Puerto Rico se hizo bipartidista, de manera bipartidista, en los Estados Unidos por la imposición de esta junta de control fiscal al pueblo de Puerto Rico. Y supongo que el problema más apremiante es poder detener las negociaciones que se están llevando a cabo en este momento a nivel federal porque básicamente están dando forma a la forma en que será nuestro país durante los próximos 30, 40 años. Y la gente de Puerto Rico no tiene voz en ese proceso.

Entonces necesitamos auditar nuestra deuda. Necesitamos asegurarnos de que la deuda, que se considere legal, anulemos esa deuda y procesemos a las personas que nos llevaron a ese punto. La gente necesita ir a la cárcel. Y eso significa personas de los principales partidos políticos aquí en Puerto Rico, pero no solo personas que son activas políticamente, sino también personas que están en la industria industrial y financiera en Puerto Rico, personas que realmente se aprovecharon de la gente de Puerto Rico al meternos en una deuda de $73 mil millones.

Así que creo que ese es el problema más apremiante. Y creo que es un tema en el que la mayoría de los puertorriqueños están de acuerdo. Una vez que podamos detener las negociaciones que no se están haciendo en el mejor interés de la gente de Puerto Rico, podremos definir nuestros servicios esenciales.

Podemos devolver el dinero a la Universidad de Puerto Rico y a otras instituciones públicas que se han retirado durante esta crisis económica financiera. Y estamos en una cruzada. Estamos en una cruzada luchando contra lo que hemos llamado aquí en Puerto Rico Los intocables, que en inglés significa intocables. Tenemos un grupo de personas aquí en Puerto Rico que, independientemente de quién gane en Puerto Rico, ya sea el partido de la estadidad o el partido del Estado Libre Asociado, siempre ganan. Siempre obtienen lo que quieren. Y el resto de la gente de Puerto Rico son los que sufren las consecuencias de sus decisiones y ellos mantienen su privilegio. Es por eso que no tomo a la ligera hablar de una revolución política porque, literalmente, eso es lo que está sucediendo en Puerto Rico y eso es lo que se emprenderá para poder luchar contra estos intereses políticos y económicos que han desgarrado los beneficios del arduo trabajo de las familias trabajadoras aquí en Puerto Rico por tanto tiempo.

John Nichols: Eres una persona joven y has formado parte de un movimiento que ha llevado a una gran cantidad de jóvenes a las calles y a la política de Puerto Rico. ¿Te parece que hay una generación en ascenso que comparte la opinión que tienes? Que al final del día hay … ¿Tiene que abordar estos problemas fundamentales como parte de una discusión más amplia sobre la descolonización?

Natal Albelo: Si. Yo creo que hay. También hay un tema subrayado aquí que es un tema generacional. Cuando miras todos los diferentes problemas que enfrenta Puerto Rico, ya sea la migración, si es el desempleo, la calidad de vida, la violencia en las calles de Puerto Rico que se genera a partir de la desigualdad social que estamos viviendo aquí en Puerto Rico. Cuando miras los detalles de esos pensamientos, los miembros más jóvenes de nuestro país, y particularmente mi generación, son los más afectados. Entonces estamos viviendo en … O estamos viendo a una generación que nunca ha vivido en un Puerto Rico de prosperidad. No saben lo que fue para nuestros padres cuando Puerto Rico estaba en un nivel en el que la economía estaba bien, en el que había grandes fábricas aquí en Puerto Rico, había buenos empleos bien remunerados. Mi generación no lo sabe.

Salí de la universidad en 2008, fui directamente a la facultad de derecho y tan pronto como me gradué de la facultad de derecho, como muchos de mis colegas, no había un trabajo esperándonos. Teníamos que encontrar un … Teníamos que crear una oportunidad para poder ganar una vida aquí en Puerto Rico. Y eventualmente eso llevó a muchos de mis colegas, muchos de mis amigos, a abandonar Puerto Rico porque no había empleos aquí en Puerto Rico para nuestra generación. Eso ha empeorado desde que salí de la universidad. Entonces, tenemos una generación que no responde a los mismos temores que sus padres y sus abuelos, que saben que las cosas no están bien y que no están satisfechos con simplemente decir: “Bueno, vamos a continuar hacer lo mismo y espera resultados diferentes”.

Y es por eso que el verano del ’19 sorprendió a muchas personas aquí, en Puerto Rico, en particular a los políticos, pero no necesariamente me sorprendió a mí porque desde que fui elegido en 2013 todas las semanas voy a varias escuelas, universidades, ya sean públicos o privados, ya sea elemental, intermediario, secundario o universitario. Y participo en conversaciones y discusiones con este joven sobre lo que está sucediendo en el edificio del Capitolio. Entonces es … Para mí es … Supongo que todavía es algo a lo que me estoy acostumbrando, a lo que estoy viendo en las protestas, niños que hace seis años fui a hablar con ellos en su escuela secundaria, en su escuela intermedia, cuando recién estaban, supongo, descubriendo todo lo que estaba sucediendo en Puerto Rico.

Así que también tenemos un cambio generacional aquí en Puerto Rico. Eso definitivamente alimentó el cambio que ocurrió en el verano del ’19 y eso continuará alimentando el cambio que veremos tanto en el sentido electoral como en la organización cotidiana de la gente de Puerto Rico.

Obviamente, la tarea que … Al igual que en los Estados Unidos, tenemos en Puerto Rico, necesitamos que esas personas se registren para votar y eso es algo que ha sido muy difícil, no porque no estén interesados en hacerlo, sino porque La comisión electoral aquí en Puerto Rico está controlada por los principales partidos políticos. Entonces están haciendo todo lo que está en su poder para evitar que los jóvenes se registren para votar porque saben que si ese joven vota, van a votar por el cambio. No van a votar por la continuación de nuestra situación política actual aquí en Puerto Rico.

John Nichols: Parece que hay muchas peleas por delante, pero también mucha fe en que se avance el gran cambio.

Natal Albelo: Diría fe, pero mi generación también, sí, estamos inspirando a otras personas, pero creo que también estamos amenazando, y lamento que mi pronunciación sea tan mala, pero en español decimos amenazando, que amenazamos para crear miedo en los demás. ¿Verdad? Y creo que para mi generación es una señal de esperanza, pero también es un señal de miedo para las instituciones económicas, financieras y políticas aquí en Puerto Rico y el establecimiento aquí en Puerto Rico.

Y eso está bien porque debemos ser capaces de inspirar a aquellos que necesitan ser inspirados, pero debemos ser capaces de crear miedo en aquellos que siempre han pensado que las cosas nunca cambiarán en Puerto Rico, qué continúan saliéndose con la suya, que continuarán enriqueciéndose con la sangre, el sudor y las lágrimas de los trabajadores aquí en Puerto Rico. Bueno, necesitan entender que el miedo va a cambiar de lado y está sucediendo a un ritmo muy rápido aquí en Puerto Rico.

John Nichols: Esa es una nota muy poderosa para terminar. Manuel, quiero agradecerte mucho por unirte a nosotros y realmente darnos tanta información sobre lo que está sucediendo, no solo contigo políticamente, sino en Puerto Rico. Nuevamente, muchas gracias por acompañarnos en Next Left.

Natal Albelo: Aprecio la oportunidad y siempre estoy feliz de ayudar a compartir lo que está sucediendo en Puerto Rico con otros, particularmente con personas que comparten nuestros valores sobre el mundo que merecemos vivir, no necesariamente el que tenemos. Entonces aprecio la oportunidad, John.

John Nichols: Muchas gracias.